jueves, 18 de abril de 2013

Historia de Don José



       —¿Recuerdas la historia de José? Sí, aquel judío que fue vendido por sus hermanos, que supo interpretar los sueños del faraón. Que sí, hombre, el de las vacas flacas y las vacas gordas. Le nombraron algo así como Jefe de Gobierno y ordenó que en los siete años de abundancia los campesinos le llevaran la quinta parte de las cosechas. Pues tienes que recordarlo, caray. Luego, al llegar la sequía, en vez de dar el trigo a los egipcios se lo vendió y cuando se acabó el dinero se hizo con el ganado, la tierra y los redujo a esclavos a cambio del grano. ¿No lo recuerdas? ¿A qué catequesis fuiste? Solo se libraron los sacerdotes. ¿¡Cómo no lo vas a recordar, hombre!? Pues eso, que el tipejo, todo un depredador, es elogiado en... Yo creo que me estás tomando el pelo, que sí sabes de quién hablo.
        —Pues tío, creo que sé de quién hablas, pero lo que me despista es eso que dices del faraón y Egipto.


***
Esta es mi aportación  a la segunda jornada de la convocatoria  “La primavera de microrrelatos indignados 2013”. Si quieres leer más  indignados, pon tu molotov AQUÍ  

***


39 comentarios:

  1. Pues sí que despista lo de los egipcios, o el José se reencarnó en un montón de hijos de su madre que están aquí ahora.

    Muy bueno, sí señor Ximens.

    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Jjajajajajajaja plas, plas, plas...

    Gracias Ximens por las risas :)

    Besos indignados desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Entre faraones y Egipto, sin ir más lejos, la realidad está a la vuelta de la esquina.

    Recibe mis saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que nos tienen jodidos... Ni para educación básica.

    Muy bueno :-)

    ResponderEliminar
  5. Bravo Ximens... y yo que no quería creerme que la historia se repite una y otra vez... gracias por las risas... son caras últimamente y tú nos las regalas.

    ResponderEliminar
  6. La historia se repite y... no aprendemos nada

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, buena forma de contarlo Ximens. Ay, es que no nos sirve de nada leer historia, sea la que sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ácido, espectacular. Pues mira que me dejó pasmado lo de egipto... es que aquí en la Argentina tenemos varios de esos también, y sin embargo, no hay pirámides erigidas...(por ahora).

    ResponderEliminar
  9. Qué original, Ximens, recurrir al antiguo testamento para ver que no hay nada nuevo bajo el sol.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Pero qué bueno, Ximens, qué bueno. Qué ironía más fina la tuya. Genial. Sí señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Envidiable ironía, tal cual!. :)



    ResponderEliminar
  12. Tu ironía siempre es bien recibida, tus contactos literarios con la religión, también.

    Haces que la sonrisa un tanto amarga se deje ver entre tus letras.

    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
  13. Nos haces sonreír y reflexionar, triste comprobar que hay cosas que desgraciadamente no mejoran.

    Buena aportación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy irónico, ¡sí, señor!Y aquí estamos, lo único que cambia es que el tal José ahora viste traje, pero la misma calaña y el mismo comportamiento.
    ¡Menudo aprendizaje tienen en la Biblia!

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Hilaste fino, Javier. Máxima exposición de tu fina ironía.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Me vas hacer echar otro vistazo (¿o nunca he echado ninguno a esas historia?). Es lo que tiene el boca a boca (además de salvarnos la vida en alguna ocasión), que puede ir evolucionando y adaptándose a los tiempos...
    Bueno, muy bueno. Con humor inteligente, sutil, los mensajes adquieren otra atmósfera, un estadio muy humano.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  17. Ximens, ¿es un microrrelato de ciencia-ficción o histórico? No hace falta que contestes, que lo hagan esos dos personajes que tan bien has caracterizado, que por culpa de los recortes que tanto nos ahogan, ya no saben ni en qué día viven, como para pedirles que sepan de historia.

    Buen reflejo de una triste realidad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, seguimos sin mejorar muchos siglos después. Lo que pasa es que el tal José sabe cómo adelantarse a todos y metérnosa doblada en el presente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Bárcenas... me dejo cortar el cogote. Un abrazo, Ximens

    ResponderEliminar
  20. ¡¡Muy bueno Ximens!!, ahora que estoy con la catequesis y todo eso ...pues "observo" muchas cositas que en mi infancia no observé atentamente, y este micro me provoca una sonrisa a pesar de la realidad encerrada tras la ironía y el humor con el que lo has escrito.

    Buenas aportación para la alamabrada primaveral. Un besote.

    ResponderEliminar
  21. La historia se repite. Muchas, muchas, demasiadas veces.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. La historia se repite, sobre todo porque construimos sobre ella y lo hacemos utilizando las mismas piedras de los escombros. Lo mejor es que siempre nos haces cotidiano lo trascendental, fácil de entender y por desgracia difícil de aplicar para cambiar lo que no nos gusta. Me ha gustado la representación que has hecho de ese momento en el que explicas algo y no terminan de coger lo que dices. ¡Qué desespero!, me pasa mucho, si.

    Saludos, maestro.

    ResponderEliminar
  23. ¡Que cabrón! Seguro que fue también el que inventó lo de los talentos, eso de multiplicarlos o por lo menos llevarlos al banco para cobrar el interés...En la biblia es en el único sitio donde yo he visto que se castigue a alguien por devolver lo prestado...No era bastante, claro, había que inventar la usura.

    Me ha gustado mucho :D

    Beso

    ResponderEliminar
  24. Que pillin!!! Los sobres serian de papiro ¿no? ja,ja,ja. Bss

    ResponderEliminar
  25. Un micro que resume -perfectamente- la historia de la historia. Lo importante no es que nos cambien los pastores, sino que dejemos de ser borregos.

    Un abrazo, Don Javier.

    ResponderEliminar
  26. La historia de nunca acabar: unos cuantos haciendo la puñeta a la inmensa mayoría.
    Nuestros faraones nos pegan los sablazos estableciendo tasas, impuestos y demás lindezas. Ganamos miseria, pero pagamos para mantenerlos a ellos como si tuviéramos toda la riqueza del mundo.
    Bueno, pues que no se me olvide mandarte un beso con tanta indignación. Eso: un beso.

    ResponderEliminar
  27. La de Josés que ha visto la Historia. Y aquí seguimos, con estos devergonzados.
    Besitos

    ResponderEliminar
  28. Sí que es verdad que me suena, pero ahora no caigo, a ver si haciendo memoria... Ximens me quedo por aquí. Te animo a visitar mi blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Uy uy de aquellos barros vienen estos lodos , que semejanza con la actualidad y eso que han pasado años y año y años!!!!
    Genial Ximens!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me encanta. El final es genial. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  31. Hola, Ximens.

    Como ya lo hemos hablado estamos condenados a repetir la Historia y todo por nuestra mala cabeza.

    El micro es muy bueno y muy trabajado. Se nota que te documentas bien o que tienes una cultura bíblica muy extensa. De un modo o de otro, me gustó mucho y sobre todo el final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. El final, de lo mejor... condensa el micro.
    Es que eres muy bueno Ximens, me ha encantado.
    No te deseo suerte, escribiendo como escribes no la necesitas.
    Gracias por tus consejos, ya he cambiado alguna cosilla, veré si acierto.
    Un abrazo ¡maestro!

    ResponderEliminar
  33. Recien descubri tu blog y me encanto, saludos.

    ResponderEliminar
  34. Tus lectores tienen en tu relato un bálsamo para afrontar la crisis económica, Ximens. Por otro lado, funcionarios como aquel de las Escrituras que describes campean por todos lados.

    ResponderEliminar
  35. Los políticos siempre tienen a mano algún interpretador que disimule y hasta elogie sus (malos) actos.
    Qué sí, que desgraciadamente me acuerdo muy bien de tu historia...

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  36. Este no lo había leído en su momento y me parece una genialidad.

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".