lunes, 5 de noviembre de 2012

Perverso Morfeo


Cuadro La siesta de Van Gogh


            Estaba con la inaccesible mujer de mi vida, la que siempre deseé. Había sido ella la que se fijó en mí y me sedujo. Era como estar en un sueño del que no quería despertar, y me quedé dormido. 

41 comentarios:

  1. Ximens, ¿cómo puedes contar una historia así en apenas dos frases? Consigues lo que yo ni en sueños. Tal vez deba quedarme dormida, Perverso, Ximens.

    ResponderEliminar
  2. No se puede creer! se quedó dormido!jaja. Y claro, es la mujer de sus sueños. :)

    Me encantó.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué dos frases más precisas!. Es lo que suele pasar en los momentos de máxima dicha ¡que va uno y se duerme por agotamiento!. ;)

    A mí me ocurrió una vez que.... (bueno que esto igual no procede...).

    Besos Ximens, y la elección del artistazo pintor ¡una maravilla!.

    ResponderEliminar
  4. Claro, cuando uno no quiere despertar, se queda dormido. Incluso cuando uno quiere despertar, también.

    Un abrazo, Ximens.

    PD: Vente pa Madrid, vente oseluí... Yo voy ya calentando.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Laura, precisión en dos frases...y creatividad, y sueños, y vida, y amor y...Ximens.

    abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  6. Pues eso, muy preciso. Y lo mejor es que seguirá siendo la mujer de sus sueños siempre (también dijo Ana lo mismo antes)
    Por curiosidad, ¿te inspiraste en el cuadro? ¿o es para ilustrar el micro? Bueno, sea como sea está bien inserto todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta eso de darle la vuelta. En lugar de ser un sueño del que se despierta, ser una vigilia que nos conduce al sueño. Me gustó, aunque quizás le daría más cancha al título. Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  8. Precisión, eso es lo que destaco de esta pieza calibrada con oficio, Ximens.

    Tal como apunta Víctor, el uso de esa inversión es lo que convierte a este micro en una joya.

    Grande, grande. Me descubro y aplaudo de pie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabéis que no respondo comentarios, pero sí preguntas: Pablo, el relato lo escribí hace dos años, la ilustración de Van Gogh surge después, a la hora de publicar en el blog. Víctor, tienes razón, es todo este tiempo no supe dar con el título adecuado, pero es que soy siestero y Morfeo es mi dios (jeje). Isa, para contar una historia en dos frases lo mejor es hacerlo justo antes de la hora de la siesta (jeje).
    Aprovecho para daros las gracias por comentar y leer, son puntos que acumulo para canjear por vida.

    ResponderEliminar
  10. Y tan perverso...
    Si me lo hubieras hecho a mí podías haberte dado por muerto.

    Muy bueno, como siempre. ¿Qué más decir? Lo que vengo diciendo siempre, que es estupendo el poder transmitir tanto en tan poco.
    Y quedo, nuevamente, rendida a sus pies.

    Un beso, precioso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Anda que quedarte dormido! ¿Qué pensaría la moza?

    Esa antítesis con la que juegas es la que le hace chulo y le evita caer en el foso de los micros olvidados.

    Un abrazo, dormilón

    ResponderEliminar
  12. Yo destaco tu habilidad para contar con agilidad y gracia tanto en tan sólo tres líneas escasas.

    Me quito mi imaginario sombrero y quedo a la espera del próximo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ximens, qué bueno el micro y qué manera más sutil de huida se le ocurre al personaje.

    abrazos

    ResponderEliminar
  14. Sí, si fue perverso Morfeo, al dejarlo dormido.

    Breve y conciso dos cualidades muy importantes cuando se quiere contar algo tan bien contado como este relato.
    Me ha gustado mucho.
    Besicos

    ResponderEliminar
  15. Tanto soñar y mira para qué, se quedó dormido.
    Una joyita esta que ha producido tus siestas. Me tendrás que explicar que le das a Morfeo.


    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Una contradicción real como la vida misma, y con el punto de absurdo de
    los sueños. Lo que más me gusta es que la última frase, para mí, es ambigua y encierra una voluntad que está al otro lado, en la vigilia.
    Un clavo muy bien clavado, Ximens. Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Ay, dormir, dormir..teniendo tanto frente a los ojos. A veces pasa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Amigo Javier, eso es lo que tienen los sueños y lo mejor es quedarse ahí dormido, y seguir soñando.
    Lo que no sé es si tu personaje está dormido, o simplemente se lo hace, y por el rabillo del ojo mira y se deleita, luego se duerme y comienza de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Divertido el micro Ximens. Hacéis buena pareja el Gogh ese y tú, aunque a mi me gusta más Juanlu.

    Puesto que no respondes comentarios, sólo preguntas, ahí va la mía, ¿qué tal vas?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Jeje, Arte. Es que si respondo comentarios no escribo relatos. Voy como decía Faustino "Mejor que unos y peor que otros". Estoy lanzado con un proyecto para una antología (a ver si me incluyen), con el concurso de la Microbiblioteca y empezando a engancharme al Rec. Por lo demás, buscando quién coño ha votado al PP, para que me ayude con las medicinas, las tasas de la Universidad de mi hijo, los impuestos de la Botella, y de paso algún currele, que va ya para cinco años. En general bien, pues.

    ResponderEliminar
  21. Eres un monstruo, y con la que cae, además, simpático. Mucha suerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. A veces, tanto, tanto desear algo y pasa por nuestra puerta y lo dejamos pasar. Un beso muy grande Ximens, siento no poder visitarte con la frecuencia que quisiera.

    ResponderEliminar
  23. Si es que algunos dioses son como todos...

    :D

    Es fantástico.


    Un beso

    ResponderEliminar
  24. No puedo añadir mucho más de lo que ya han dicho, pero esas frases son geniales, precisas, locas, absurdas como el mismo amor.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Yo también soy muy dormilona, Ximens, así que igual me ha pasado lo mismo y ni me he dado cuenta.
    Un bostezo!

    ResponderEliminar
  26. Ximens, es tu relato esa experiencia que todos hemos vivido al soñar con lo deseado y no querer despertar, porque somos conscientes que solo en el mundo de los sueños se materializa.
    Da mucha rabia la verdad.

    Buen juego de realidades que me deja pensado, en si es mejor dormir toda la vida o no soñar nunca.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Un micro muy micro y muy bueno. Se lee muy pronto, pero a mí me ha dado para pensar un rato largo. Me lo imagino durmiéndose intencionadamente para no quedarse sin sueño.
    Seguro que te escucho pronto en ReC.
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  28. Cortito pero muy expresivo , genial el micro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. De esos micros que hay que leer varias veces... y te engancha sin remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Pues ten cuidado, no sea que al despertar, ella te esté soñando.
    ¡Qué bueno, qué bueno!
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Es una obra maestra, Ximens.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  32. Qué reflejo de realidad. Es como mirar al contrario, como un negativo de lo que se percibe. Ya te leí algo en esta línea, alguien que no se encontraba, no recuerdo el ´titulo, pero me causó la misma sensación de desdoblamiento. Hay deseos que cuando se cumplen siempre traen una letra pequeña que nos estropea la jugada. me quedo desdoblada, mirando en reflejo para esta tarde.

    Un abrazo musical, de esos que llegan a todos lados.

    ResponderEliminar
  33. Ximens, me has dicho en alguna ocasión que a ti te cuesta mucho escribir. Definitivamente, no te creo. Este micro da fe de lo contrario. Perfecta construcción de relato, en tres frases.

    Chapeau.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Eso sí que es tener mala suerte, Ximens...
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  35. Si se quedó dormido es porque el encuentro fue muuuuy agradable. Un abrazo somnoliento.

    ResponderEliminar
  36. Me inclino ante esta habilidad tuya para condensar historias, para sorprender a quienes te leemos con ellas, para emocionar con ese sello tan personal que imprimes siempre a tus escritos. Un abrazo, Ximens

    ResponderEliminar
  37. Es que no nos podemos relajar, hay que estar despierto en esto del amor.
    Me ha gustado mucho.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  38. ¿Pero cómo te has podido quedar dormido Ximens? Menos mal que el enamoramiento es un estado de imbecilidad transitoria... que decía Ortega y Gasset. Es estupendo este cuento.

    ResponderEliminar
  39. Brevedad, concreción.


    Magnifica historia, Ximens.

    Como se nota la evolución del escritor.

    Un abrazo

    Miguel

    ResponderEliminar
  40. Microrrelatos con mayúsculas.
    Me gusta ese juego de sueños.
    Un abrazo.
    Recuerdos por Madrid.

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".