martes, 28 de agosto de 2018

Memoria de sombras

(Fotografía de Cristina García Rodero)




                ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? La verdad es que nunca supe contestar a esa pregunta tan malvada.
                     No rememorar los primeros años de nuestra vida es un mecanismo necesario para liberar a la persona de la dependencia de los padres. El placer de la lactancia, los arrumacos, las risas, las noches en vela, la protección de sus brazos, los besos, el «ven aquí mi niño», los sábados de fútbol, la pesca de los domingos, los paseos en bicicleta. Si recordáramos esa época infantil, nunca podríamos volar solos ni llevarlos a la residencia.
                    Maldita memoria de sombras que olvida lo más importante y solo me trae sus burlas y humillaciones, como la vez que a los dieciséis años se rió de mí porque me había enamorado; o aquella otra, ya universitario, en la que me regañaba diciéndome que no me estaban dando estudios para casarme con la hija de un obrero.
                   Como no puedo pagar la residencia de los dos, hoy, cincuenta años después, he tenido que dar una respuesta.

* * *
Con este microrrelato he participado en la convocatoria del concurso Esta Noche Te Cuento, en el que se proponía crear una historia inspirada en la fotografía realizada por Cristina García Rodero. 



3 comentarios:

  1. Dicen que olvidamos lo malo y recordamos lo bueno como defensa. Pero a veces nones así. Y mira que nien lo cuentas con tan poquitas palabras.
    Mil abrazos

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué dilema cuando tienes que elegir! Y que forma de decidir. Me quedaré por un buen tiempo pensando si este hijo hizo bien.
    Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier!!!!!
    El primer dilema de nuestra infancia, qué horror!!!! Bien llevado tu micro a un final que estremece siempre que hablamos de personas ancianas.
    Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".