miércoles, 6 de junio de 2018

Verónica

(Óleo sobre cobre, S. XVII)



A Isabel Ausina
                              Tras dar un fuerte portazo, Su Santidad abandona los Archivos Secretos del Vaticano portando un paño de lino en las manos. La vibración origina que una zanja se abra en el suelo, cruce la Basílica, atraviese Roma y, por la Vía Apia, llegue al Vesubio, que la transforma en una serpiente de fuego. Bajo el mar, alcanza Jerusalén, y asciende por la Vía Dolorosa hasta la Sexta Estación. Justo en ese instante: el volcán entra en erupción; en la Catedral de Turín, la Sábana Santa tiembla y el cristal de la vitrina se resquebraja; en el Vaticano, el Santo Padre se postra ante la estatua de La Piedad y pide, a voz en grito, a la Virgen María y a todas las mujeres del mundo, su perdón por el daño que les han ocasionado en los dos mil años de ocultismo; en la Capilla Sixtina, la bóveda colapsa y se precipita sobre los cardenales, que reunidos en cónclave pretendían inhabilitar al Papa.
                              El Pontífice corre a la ventana de su habitación y mostrando la Santa Faz a la cristiandad les dice «Este es el verdadero rostro del Mesías».

* * *

Con este microrrelato he participado en la convocatoria del concurso Esta Noche Te Cuento, en el que se proponía crear una historia inspirada en la siguiente fotografía realizada por Annie leibovitz:







                         


5 comentarios:

  1. No entiendo cómo se me pasó leerlo y comentarlo, porque, si puedo, no me pierdo nada que salga de esa fábrica creativa situada en los míticos Montes de Toledo. Se ve que no llego a todo, aunque lo intento, pero me alegro mucho de haberlo leído ahora.
    Original a más no poder, con el Santo Padre como héroe que trata de dar a conocer la verdad pese a quien pese, algo que al final logra. Una verdad del todo sorprendente, un detalle de género que puede sacudir toda la cultura occidental y hacer tambalearse las creencias, con esta nueva y verdadera imagen del Mesías.
    Muy bueno, Javier
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy grande este relato que corre por el mundo con su verdad a cuestas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Bárbaro!! Original es poco.
    Mi enhorabuena.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Saludos Javier.
    Felizmente hoy tengo a Google que me ayuda a seguirte: recorrí la tipografía italiana y cruce mares,y medite en cada una de las cinco estaciones hasta encontrarme como aquella piadosa mujer... estos son los valores añadidos a los literaros que tienen tus relatos. Enhora buena!
    Abrazos desde el sur.

    ResponderEliminar
  5. Genial, Ximens, fina ironía la tuya, eres un hacha! Besotes

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".