martes, 3 de mayo de 2016

Grumo de Luna

(Sello turco mostrando al monarca y el interior del sextante, 1983)

           En la ciudad persa de Samarcanda, en 1428, el sultán Ulugh Beg construyó un observatorio astronómico con instrumentos para contemplar, medir, catalogar y atrapar cuerpos celestes. Lo denominó Gurjani Zij (Grumo de Luna). Todas las noches despejadas cuidaba de la huerta de estrellas y si veía alguna madura la recolectaba para su amada, la princesa Ghada Shad, mujer de una belleza que no se podía ocultar en la oscuridad. Colas de estrellas fugaces para brillo de ojos, polvo de nebulosa como colorete, unos cometas de plata para hermosear las orejas o unos anillos estelares como brazaletes. Por su aniversario adornaba los jardines nocturnos con diversos cúmulos cual lámparas voladoras orientales y le regalaba un collar de titilantes estrellas o vestidos de seda boreal. Fue un extraordinario científico, matemático y poeta, pero un mal gobernante —masacró a sus enemigos— y peor padre —su propio hijo le mandó ejecutar—.
            Esa misma noche parricida, la Princesa, con lágrimas errantes, depositó el cuerpo de su amado en la alfombra —que durante diez años estuvo tejiendo bajo las directrices del Sultán— y ascendió en ella hasta perderse en el cielo.
            Su rostro es el que resplandece en el lado oscuro de la Luna. 

(Interior del sextante. Por Marco Gosteli)

* * *
Con este microrrelato he participado en el concurso Esta noche te cuento  que con motivo del Día Internacional de los vuelos tripulados al espacio debía inspirarse en los vuelos espaciales.

AQUÍ podéis leer el relato en la página de los organizadores.

8 comentarios:

  1. Te ha salido un precioso relato uniendo fantasias orientales con futuros estelares. Muy bueno

    ResponderEliminar
  2. Los tiranos también tienen su corazoncito. Bella prosa poética. Tropecé varias veces en la lectura sobre el "cual".
    Un abrazo, Ximens

    ResponderEliminar
  3. La primera vez que lo leí me gusto. En esta segunda relectura, también.
    Un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
  4. Un relato que me ha puesto a soñar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Brillan las palabras y los sentimientos igual que las estrellas al leer este hermoso relato.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Tantas luces, destellos, tantas cosas juntas que brillan en este texto: he quedado temporalmente cegado, aunque también deslumbrado.

    Más saludos, Ximens.

    ResponderEliminar
  7. ¡Uy, qué bonito, cuánta luz hay en el amor!
    Un abrazo, estimado Ximens

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".