lunes, 17 de agosto de 2015

Las bicicletas son para el Genaro

(Pastor en su bicicleta por Teuku Jody Zulkarnaen)

            Genaro trabajaba en la tienda del duro y por eso se compró una bicicleta. Todo comenzó cuando le robaron las ovejas. Con dolor se tuvo que marchar a la ciudad, le dieron trabajo en un comercio que suministraba modestas prendas de vestir, vendía a plazos, un duro al mes. Su encomienda era visitar los pueblos de la comarca para llevar la mercancía que compraban por catálogo y cobrar el duro. Para ello necesitó la bicicleta, aunque él no sabía manejarla. Los primeros días no lograba mantenerse en equilibrio, resolvía ir andando y llevarla del manillar, pero se le echaba la noche. Con tesón y coscorrones terminó por dominar a la bestia, al poco tiempo alcanzaba el centenar de metros zigzagueando. Si para ascender las cuestas añoraba el burro, en los descensos empezó a disfrutar del placer de la velocidad. Una tarde, bajando una pendiente, no pudo frenar a tiempo, se salió de la calzada, la bicicleta se clavó en la cuneta y él voló por lo alto del terraplén, sobrepasó unas retamas y fue a caer encima de un rebaño de ovejas que sesteaban. El susto fue tan grande como la alegría por el reencuentro.

* * *
Con este microrrelato estoy participando en el concurso Esta noche te cuento en el que en homenaje a la Vuelta Ciclista hay que introducir el elemento "Bicicleta" en el relato.
AQUÍ podéis leer el relato en la página de los organizadores.

13 comentarios:

  1. Me lo he imaginado volando al reencuentro. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hay caídas que merecen la pena, así nos lo demuestra tu protagonista, puede que pasara un mal rato mientras iba por los aires, pero luego el aterrizaje le compensó.
    Saludos Ximens.
    Puri

    ResponderEliminar
  3. La tienda del duro y las ovejas. Genaro mos lleva a lugares y tiempos desaparecidos. Excelente micto Javier.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja. Ese final nos dice que cada uno debe permanecer de donde se siente que es.
    Simpático micro, Ximens.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado tu relato porque cada día que pasa estoy más por el sabor de lo rural, de lo cotidiano sin honores, de los héroes sin nombre, aunque en vez de corcel lleven bicicleta y un rebaño por ejército. La ilustración que lo acompaña me parece sencillamente ¡perfecta!, es muy bonita. un abrazo Ximens.

    ResponderEliminar
  6. Esa bici de Genaro tendrá mucho recorrido, ya verás. Un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
  7. hola, encantado de poder visitar su blog, veo un gran potencial para trabajar en el mundo de los blogs. Su atención a los detalles de los detalles de diseño y el contenido de su escrito. No puedo decir nada, me sorprendió que
    Penyakit Umum yang menyerang Anak, Bayi

    ResponderEliminar
  8. saludar a la mañana con una alegre, sobre todo después de leer el artículo anterior, es muy agradable y se suma a mi felicidad.
    Obat Panyakit Tumor Otak

    ResponderEliminar
  9. La bitácora de Genero, debe ser toda una novela...

    Saludos desde este lado.

    ResponderEliminar
  10. Me has recordado con este relato al César de mi pueblo. Este ambiente rural me gusta tanto y tú lo describes tan bien.

    Mucha suerte en el concurso

    ResponderEliminar
  11. Un buen micro con un sabor a pueblo muy logrado. Me gusta mucho cómo rematas la historia, tanto por ese final que hace la historia circular resolviendo el problema de Genaro, como por esa sucesión de frases cortas que nos hace sentir el ritmo rápido de la caída. Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".