viernes, 1 de julio de 2011

Emboscados


Hace miles de años, en la selva, una asamblea de árboles soñó al Hombre. Eso los mató.

15 comentarios:

  1. ¡Ay, Ximens! por suerte no todos los árboles soñaron, por suerte, a pesar de los miles de años transcurridos, todavía tenemos esos gigantes que dan sombra...

    ResponderEliminar
  2. En este caso Ximens, te llevo la contraria, no fue un sueño, fue una pesadilla que aún perdura

    ResponderEliminar
  3. Será más difícil que los hombres sueñen con árboles, sí. Pero algunos hay que sueñan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola... llegué hasta acá, desde Buenos Aires, por el texto de Pedro y me gustan tus historias...
    Me quedo... te sigo...
    Esto de la inmensa red es fascinante, nos conecta con lugares y personas tan lejanos... y nos permite conocernos...
    :)

    ResponderEliminar
  5. Como dice Elysa, no fue un sueño, fue una pesadilla que trajo al mundo una pesadez de bicho llamada humano :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Los árboles, esos seres silenciosos que nos hablan con el sonido del viento.
    Muy inquietante ese micro, Ximens.

    abrazos
    L;)

    ResponderEliminar
  7. Qué poco mimamos la naturaleza, no nos damos cuenta que es la herencia que dejaremos.

    Gracias por tu huella en mi blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Jolín, ¡qué bueno!...
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Es el micro más intenso que he leído Ximens. También el que es más corto que sus comentarios jajaja
    Muy bueno, enhorabuena

    ResponderEliminar
  10. Certero como una flecha disparada por un magnífico arquero.
    Elocuente en pocas palabras, ya que pone de relieve el mal que hacemos los humanos al planeta.
    Un abrazo, estimado Ximens.

    ResponderEliminar
  11. Y le siguen soñando porque continúa causando muertes.
    Estupendo y certero.
    Vuelvo de nuevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Los sueños de grandeza parece que acaban empequeñeciendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Tan breve como intenso. Exactas palabras disparadas hacia el mismo centro de nuestra conciencia. Muy bueno, Ximens. Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Por ahí leo el comentario de una ilustre lectora que dice: "Me gusta pero también me inquieta."
    Y yo me pregunto, ¿cómo pueden seguir inquietando los continuos desmanes que cometemos?
    A estas alturas, ya no es cuestión de inquietarse, sino de comprender que a la raza humana nos puede y nos mueve más la codicia, que el apego a nuestro entorno, una vez precioso, y hoy devastado en muchos lugares.
    Desde luego, tal como progresamos arrasándolo todo, no tenemos mucha solución a la vista.

    UN abrazo.

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".