martes, 3 de noviembre de 2015

e-pitafio


            Es el colmo, me he muerto y al entrar al cementerio me han dicho que si estoy dado de alta como finado que teclee el nombre y el RIP del nicho; si, por el contrario, era la primera vez debía registrarme, y que en el caso de haber perdido la contraseña respondiera al epitafio clave «¡Levántate, pájaro!» y me enviarían un recordatorio a mi correo póstumo. Me da rabia pues siempre he sido muy ordenado, aquí tengo la carpeta Windows con el certificado de defunción, acta de últimas voluntades, póliza del seguro de fallecimiento —por fin podré cobrarla— y los impresos para que mi mujer tramite la viudedad que tanto temía no llegar a disfrutar, pero la clave de acceso al camposanto no aparece. Soy miedoso en esto de darme de alta en las web de empresas desconocidas, temo que me entre un virus, también me amedrenta entrar en el cementerio y que me llene de troyanos y gusanos. En el servicio militar nos enseñaron aquello del «santo y seña» para las guardias, y que si no se respondía correctamente disparáramos a matar, pues eso deberían hacer aquí, si desconoces la contraseña: ¡que te disparen a resucitar!

* * *
Con este microrrelato he participando en el concurso Esta noche te cuento  que con motivo del Día de los Difuntos tenía como lema los epitafios.
AQUÍ podéis leer el relato en la página de los organizadores.

15 comentarios:

  1. Humor hasta la tumba. Que te resuciten bien Ximens, esperamos tus relatos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu sentido del humor Xinens y tan bien contado..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuando lo leí en su momento me encantó, sobre todo lo de la viudedad que la mujer temía no disfrutar. Más humor fino como el tuyo es el que nos hace falta.
    Un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
  4. "también me amedrenta entrar en el cementerio y que me llene de troyanos y gusanos"... Lo de los troyanos no sé, pero los gusanos... La naturaleza es la madre hacker

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encantó! Como siempre, buenísimo, Ximens al poder!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno Ximens, con sentido del humor, y con mucha imaginación. La situación que vive el muerto es inverosímil desde nuestra falta de conocimiento de lo que pasa después , pero quien sabe.... a lo mejor algo de eso hay.
    Un gusto leer estas cosas tan entretenidas Ximens,
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
  7. Hola Javier, buen relato. Me gustó mucho el título, ese e-pitafio.

    Gracias, abrazos

    ResponderEliminar
  8. Es muy bueno, simpático y original tu relato, Ximens. Me ha gustado mucho
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  9. Ximens, me has arrancado una sonrisa, pero sonrisa amarga ¿es que ni muertos nos van a dejar descansar? Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Una visión muy actual y que nos hace reflexionar sobre el papel de la tecnologías en nuestras vidas, y, al parecer también en nuestras "muertes".

    Como siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
  11. Los troyanos, si no los conociera, el nombrecito engañaría! Falta lo del santo y seña!

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".